Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Componentes de juego y aprendizaje

Juegos de arena, barro y agua

Las arenas, también llamados arenales, ubicadas en los patios de guarderías o guarderías son recipientes delimitados por unos elementos de contención destinadas a ser utilizadas, de forma colectiva por los niños, con una función de juego de tipo manual o una función de pavimento amortiguador de equipamientos de áreas de juego colectivo.

En cuanto a los juegos de arena y barro, las buenas prácticas recomiendan que estén ubicados en espacios parcialmente sombríos y protegidos del viento y también que es preciso prever la evacuación del agua en estos espacios. Pero por otro lado, la incidencia de los rayos del sol es el mejor desinfectante de las arenas.

Si se utilizan equipamientos de juegos de agua, éstos deben estar conectados a la red de agua potable ya la red de alcantarillado o pozos de drenaje.

La arena y el agua son elementos de juego básicos, la arena proporciona una oportunidad para los niños y niñas de dar forma a su propio entorno y pueden manipularla en todo tipo de formas creativas. Las arenas para juegos de tipo manual son básicas en los patios de las guarderías.

Los áridos, guijarros de río, son unos componentes ideales para incorporar diversidades y oportunidades de juego.

Véanse las características de la arena para estos usos en el apartado de Arenas de superficies amortiguadoras.

Espacios de reunión, anfiteatros, ágoras, aulas al aire libre

En ocasiones, todo lo que necesita el alumno para aprender o disfrutar del tiempo de patio es un espacio para reunirse y socializar.

Los espacios de los patios naturales son excelentes para realizar clases al aire libre y evidentemente también como espacios de juego y de socialización a la hora del patio.

Los anfiteatros y las aulas al aire libre proporcionan un entorno de encuentro estructurado. Se pueden incorporar mesas, sillas, bancos colectivos, con troncos o piedras en un lugar resguardado bajo la copa de un gran árbol, o bien se puede ubicar en un espacio más abierto y diáfano recuperando el concepto de ágora, como plaza principal del patio natural, el centro de la vida social y educativa del tiempo libre.

A falta del estrato arbóreo, las carpas o toldos son una opción muy interesante para hacer sombra o dar cobijo en los espacios exteriores soleados y particularmente en los de reunión.

Vegetación arbórea, arbustiva y herbácea

La vegetación es una fuente inagotable de aprendizaje y también de juego.

Los árboles caducifolios son un elemento clave de cualquier patio natural de un centro escolar, proporcionando un sitio de sombra protegido para refugiarse de los rayos de sol y del calor en verano o con una lluvia ligera, y dejando pasar la luz en invierno. Los árboles y arbustos perennifolios se pueden utilizar para formar una valla vegetal en torno al recinto escolar o para crear un muro vegetal para separar diferentes áreas del entorno de juego.

La vegetación se puede utilizar como parte del contenido didáctico de las clases de naturaleza al aire libre, proporcionando una forma de explorar las estaciones, las fases de desarrollo de las plantas con las floraciones y los insectos polinizadores, o la producción de alimentos con el huerto escolar o simplemente dibujando figuras geométricas en un prado enmohecido, una clase de geometría!

La vegetación ofrece un valor de juego asombroso con su amplia gama de texturas, olores, formas y colores. En la medida de lo posible, es necesario ir incrementando la diversidad de ambientes y el mosaico de hábitats, ambientes como huertos, balsas, muros de piedra seca, masas arbustivas, prados floridos de especies autóctonas, para aumentar la biodiversidad de los patios naturales y, en consecuencia, las propuestas de actividades de juego y aprendizaje que los niños y jóvenes podrán disfrutar en el patio natural.

Véase en la Sección 1 Aprender el Listado de especies vegetales a evitar en patios escolares.

Estructuras musicales

La experimentación de los sonidos con la incorporación de estructuras de juego musical en un patio natural aporta otra dimensión en el entorno de aprendizaje y juego de los niños y jóvenes.

Estas estructuras musicales pueden incluir elementos tales como tubos de eco, baterías y otros elementos musicales resistentes a la intemperie. Los elementos sonoros pueden inducir a un entretenimiento interminable, ya que los niños y jóvenes improvisan y crean sus propios sonidos y grupos orquestales.

También ofrecen una experiencia de juego sensorial auditivo que puede resultar atractivo para niños más pequeños y estimulante para su desarrollo cognitivo.

Cambios de topografía

Existen infinitas posibilidades oportunidades de juego y aprendizaje con unos simples cambios topográficos del nivel del suelo de los patios. Las montañas, los espacios hundidos y los desniveles con márgenes pueden ofrecer espacios tranquilos para sentarse y leer o espacios de juego activo como que los niños puedan bajar rodando o deslizándose.

Asimismo, muchos equipamientos de juego también se pueden incorporar en estos espacios con desniveles: toboganes, cuerdas de escalada, túneles o miradores.

Muretes más naturalizados

Siempre que sea factible, somos partidarios de incorporar estructuras de contención de taludes más naturalizadas e integradas con el patio natural, atractivas por los juegos de los niños y al mismo tiempo por la fauna; por ejemplo, de piedra seca o con técnicas de bioingeniería del paisaje. Pensamos que es importante, si es posible, no utilizar en los muretes ni cemento ni ningún tipo de material de relleno que rellene todas sus cavidades. Si no se considera adecuada la utilización del muro de piedra seca sin refuerzo, se puede optar por cementar exclusivamente la parte más alta del margen, para darle estructura, dejando el resto con cavidades para la fauna y la vegetación rupícola.

Véase el apartado Técnicas de bioingeniería del paisaje .

Recopilación de piezas de la naturaleza

La recopilación de piezas de la naturaleza sueltas está concebida para que los niños más pequeños tengan la oportunidad de jugar y experimentar con elementos de la naturaleza. Las piezas de la naturaleza sueltas son una parte representativa del paisaje natural del entorno de cada centro escolar. Unas simples rebanadas de troncos, ramas, hojas, arenas, gravas, rocas y tierras son fuente de experimentación y fomentan la construcción, manipulación y, en definitiva, el contacto y participación de los niños con su entorno natural.

Estructuras de madera a singulares

Trabajando con carpinteros especializados se pueden conseguir crear multitud de espacios de madera que pueden ser espacios de juego singulares, desde casitas en lo alto de un árbol, a pasarelas entre árboles con cuerdas, puentes o donde nos lleve la imaginación. En este apartado es muy importante trabajar con una empresa especializada como la nuestra que tenga por mano las normativas de seguridad así como las técnicas constructivas.

Columpios

Existen distintos tipos de columpios, con uno o varios ejes de rotación, con un punto de suspensión o de contacto múltiple. Además, se fabrican con distintos tipos de asientos: planos, planos con barra limitadora, cuna, neumático, cesta y adaptado.

Los columpios necesitan, debido a su área de seguridad y porque es un elemento con mucho movimiento, un gran espacio dentro del área de juegos. Es por ello que debe tenerse en cuenta la superficie de la que se dispone.

Los columpios deben ubicarse, preferentemente, apartados de las puertas y situados en una esquina del área, para evitar posibles impactos con los usuarios cuando el columpio está en movimiento.

Es recomendable que la distancia entre la valla, o cualquier otro tipo de elemento del área de juegos, y el lateral del asiento del columpio sea de al menos 1,5 m.

Los columpios de hamaca son sólo uno de los muchos tipos de columpios que se pueden elegir colocar en un entorno del patio escolar, son fantásticos para sentarse y socializar con sus compañeros y compañeras.

Para consultar más requerimientos de seguridad, véase la norma UNE-EN 1176-2 Equipamiento de las áreas de juego. Parte 2: Requisitos de Seguridad específicos adicionales y métodos de ensayo para columpios.

Toboganes

Existen diferentes tipos de toboganes: ondulados, integrados en el relieve, combinado helicoidal, cuervos, autoportantes, túnel, túnel combinado y multipistas.

En todos los toboganes deben colocarse con la rampa de descenso orientada entre el noreste y el noroeste con el fin de evitar un calentamiento excesivo provocado por los rayos del sol y que el pavimento de seguridad que se ha de instalar en la salida será el correspondiente a la altura de caída de 1 metro.

Para consultar más requerimientos de seguridad, véase la norma UNE-EN 1176-3 Equipamiento de las áreas de juego. Parte 3: Requisitos de Seguridad específicos adicionales y métodos de ensayo para toboganes.

Balancines

Los balancines están muy presentes en las áreas de juegos de los patios de jardines de infancia y de educación infantil.

Existen diferentes tipos, como por ejemplo los llamados muelles de un usuario y balancines para dos o más usuarios, y pueden tener diferentes tipos de movimientos, como unidireccionales, multidireccionales o rotativos.

Para consultar más requerimientos de seguridad, véase la norma UNE-EN 1176-6 Equipamiento de las áreas de juego. Parte 6: Requisitos generales de Seguridad y métodos de ensayo complementarios específicos para balancines.

Tirolinas

Las tirolinas son elementos que necesitan mucho espacio para su área de seguridad y para su movimiento, por lo que hay que tener muy en cuenta la superficie de la que se dispone en el patio del centro escolar.

Se deben ubicar apartadas de las puertas de acceso y caminos de recorridos dentro del patio y situadas en una esquina, para evitar posibles impactos con los usuarios cuando el elemento está movimiento. Es necesario en el momento de diseñar e instalar una tirolina, disponer de la información topográfica del espacio en el que se quiere situar.

Para consultar más requerimientos de seguridad, véase la norma UNE-EN 1176-4 Equipamiento de las áreas de juego. Parte 4: Requisitos de Seguridad y métodos de ensayo complementarios específicos para tirolinas.

Redes tridimensionales

Las redes tridimensionales son equipos de escalada que pueden ser pirámides, hamacas, redes planas retorcidas una sobre otra.

Habrá que cumplir los requisitos de seguridad específicos de este tipo de equipamientos, tales como la protección en las caídas en las redes tridimensionales, tamaño de la malla, protección frente a lesiones en el espacio de caída, ensayos específicos, etc.
Para consultar más requerimientos de seguridad, véase la norma UNE-EN 1176-11 Equipamiento de las áreas de juego. Parte 11: Requisitos de Seguridad y métodos de ensayo adicionales específicos para redes tridimensionales.

Estructuras de multijuegos

Las estructuras de multijuegos con torres, casitas, escaleras, rampas, puentes, toboganes, etc., ofrecen una gran oportunidad para que los niños exploren sus límites en un entorno seguro. Pueden subirse a la estructura hasta obtener una perspectiva elevada del patio. Las múltiples estructuras de juego proporcionan excelentes valores de juego y aprendizaje desafiantes y emocionantes para cada etapa educativa.

Elementos de juego por edades

Los equipamientos de juego y aprendizaje tendrán que dar respuesta a las diferentes etapas educativas y tener en cuenta que la edad no se correlaciona necesariamente con los tipos de retos que los niños querrían afrontar y que deberían incorporarse varios niveles de reto para cada grupo de edad:

  • 1ª Etapa: Guardería (de 0 a 3 años) : Estos equipamientos son principalmente para niños pequeños, centrados en el desarrollo precoz y en la confianza.
  • 2ª Etapa: Educación infantil (de 3 a 6 años) : Estos equipamientos crean emocionantes oportunidades de juego infinito y activo e imaginativo, para niños y niñas mayores que necesitan actividades más difíciles.
  • 3ª Etapa: Primaria y secundaria obligatoria (de 6 a 16 años) : Estos equipamientos son para jóvenes más adaptados para la socialización, la visualización y el reto físico.