Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Espacios renaturalizados y sus beneficios

En un mundo cada vez más urbanizado y digitalizado, la conexión de los niños con la naturaleza se vuelve fundamental para su desarrollo integral. Actualmente, los niños pasan una media de 40 horas a la semana en la escuela, y en muchos casos los espacios de recreo se componen de pistas deportivas y asfalto, espacios que no promueven su desarrollo ni están adaptados a las nuevas consecuencias del cambio climático.
En este contexto, los patios renaturalizados y los huertos escolares emergen como herramientas educativas poderosas, ofreciendo una variedad de beneficios para el crecimiento y aprendizaje de los más pequeños.

En este blog, exploraremos cómo son exactamente estos espacios, cuáles son sus principales beneficios y cómo se integran los huertos como parte del proyecto de renaturalización escolar.

Patios escolares verdes y naturales: ¿Qué son?

Los patios escolares renaturalizados son espacios diseñados para fomentar la interacción de los niños y niñas con la naturaleza. Estos patios van más allá de la simple presencia de verde; se trata de entornos cuidadosamente planificados con vegetación diversa, áreas de juego sostenibles y elementos educativos que inspiran la investigación y la exploración.

¿Cómo se integra el huerto en el patio escolar?

Al integrar un huerto en el patio, abrimos una puerta para que los niños y niñas aprendan y participen activamente en el cultivo de alimentos, desde sembrar semillas hasta cosechar frutas y verduras. Esta actividad no sólo les enseña sobre la agricultura y el ciclo de vida de las plantas, sino que también fomenta habilidades como la responsabilidad, la paciencia y el trabajo en equipo. Además, los huertos escolares brindan la oportunidad de educar sobre la importancia de una alimentación saludable y sostenible, estableciendo conexiones significativas entre niños y alimentos que consumen

Hay que pensar en qué edades se propone esta actividad y cómo se planifica para dar un sentido significativo.

¿Cuáles son los principales beneficios de estos espacios?

Desarrollo de habilidades:
El contacto constante con entornos naturales promueve el desarrollo físico y mental de los niños. Los patios verdes ofrecen espacios que estimulan la actividad física y el juego imaginativo; además el huerto escolar fomenta el desarrollo de habilidades importantes como la responsabilidad, la paciencia y el trabajo en equipo.

Fomento de la creatividad y aprendizaje práctico:
La presencia de elementos naturales como árboles, flores, troncos, piedras, corteza, estimula el pensamiento creativo, diferentes texturas, colores y formas se convierten en un universo de juegos: una cabaña de troncos, un equilibrio de piedras, investigadores de insectos…
El aprendizaje experiencial es la mejor forma de acercarse a los elementos naturales, entender su importancia y cuidado.

Mejora el rendimiento académico:
El constante contacto con espacios naturales aumenta el rendimiento académico, ya que reducen el estrés y mejoran la capacidad de concentración de los niños y niñas.

Conexión con la alimentación saludable:
Integrar huertos en proyectos de renaturalización no sólo enseña sobre el crecimiento de los alimentos, sino que también establece conexiones significativas con la importancia de una alimentación saludable. Los niños pueden ver directamente de dónde provienen los alimentos y cómo se cultivan, lo que les ayuda a establecer conexiones significativas con los alimentos que consumen. También pueden salir otros proyectos como mercado abierto a las familias.

¿Cómo crear un patio verde y natural en tu escuela?

Todos los centros educativos pueden crear un proyecto de espacio exterior dinámico y flexible, adaptarse a los espacios de los que dispone la escuela.

Sin embargo, para garantizar un proyecto que además de divertido sea seguro, es ideal contar con la asesoría de expertos. Desde Patis Naturals y Crea un Huerto , podemos resolver todas las dudas que tengas y acompañarte en el proceso pedagógico de renaturalización y creación de un huerto de tu escuela.

Integrar patios más verdes y huertos escolares es una inversión en el bienestar y futuro de los niños.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *